Se calcula que alrededor de un 30% de la población tiene dificultades lectoras. 

La Lectura Fácil está dirigida a colectivos muy diversos:

 

Personas con dificultades lectoras permanentes: discapacidad intelectual, personas mayores, trastornos neuropsicológicos,…

 

Personas con dificultades lectoras transitorias: inmigrantes recientes, personas en proceso de alfabetización, escolarización deficiente, analfabetos funcionales, niños y adolescentes con trastornos del aprendizaje (dislexias, TDHA, etc..).

 

Es el caso de la tercera edad, muchas personas con problemas de senilidad, Alzheimer, deterioro cognitivo, pérdidas de memoria, etc… llegan a perder el gusto o el hábito de la lectura y les resulta difícil leer y entender la información cotidiana.


Los círculos de la ilustración representan aproximadamente los grupos destinatarios de los libros de Lectura Fácil, y el cuadrado la necesidad de estos materiales.